La semana pasada empezábamos una serie de posts sobre ejercicios fáciles de realizar en casa para perder peso y estar en forma si no tienes posibilidad de ir a un gimnasio o centro de deporte.

La semana pasada hablamos de saltar a la cuerda, un ejercicio para el que no hace falta mucho, pero esta semana vamos a hablar de otra actividad para la que hace falta incluso menos material: caminar.

Caminar: sano, fácil y gratis

Con caminar 30 minutos al día será suficiente para empezar a notar sus efectos positivos. Es una actividad sencilla, fácil de llevar a cabo para todo el mundo y para la cual, lo único que se requiere es un calzado cómodo.

El truco para que sea efectivo es caminar a buen paso. Los primeros minutos puedes caminar a un paso normal, para calentar e ir preparando el organismo para al cabo de unos minutos coimenzar con el paseo a paso ligero.

Si quieres llevar más allá el ejercicio que supone caminar puedes introducir algunas variaciones como caminar levantando las rodillas o tocando los glúteos con los talones durante algunos minutos de paseo.

Finalmente, cuando estés terminando tómate un par de minutos para bajar el ritmo progresivamente en vez de parar de golpe; tu cuerpo te lo agradecerá.

Todo el mundo puede caminar

Además de ayudar a la pérdida de peso y a tonificar y fortalecer el sistema cardiaco, es un ejercicio al alcance de cualquier persona y fácilmente adaptable al ritmo de cada uno. Y mejorará tu ánimo, ya que según estudios realizados sobre los beneficios de caminar, relaja la mente, calma los pensamientos negativos y elimina la tensión acumulada.

¿Dónde puedo caminar?

Lo ideal es caminar por una zona verde, bien sea un parque o un bosque o campo si la circunstancia lo permite. De este modo podrás oxigenarte a la vez que te ejercitas y estarás rodeado de iones negativos, que son beneficiosos para el organismo.

Los iones negativos están presentes en zonas verdes y en áreas boscosas y ayudan al organismo a funcionar mejor. Son también beneficiosos para mejorar los procesos digestivos y relajar los nervios.

Otro lugar recomendable para caminar (especialmente descalzo) es la playa. Además de que la arena proporciona una resistencia extra que te obliga a hacer un mayor esfuerzo, caminar descalzo sobre la arena tiene un efecto relajante y sedante.

Paseo en la playa: doblemente beneficioso

¿Qué necesito para caminar?

Para caminar no hace falta mucho más que ganas y un calzado cómodo. Unas zapatillas de deporte es lo ideal; pero cualquier calzado que no te apriete o cause rozaduras y tampoco son recomendables los tacones. Y si es posible, ropa cómoda transpirable es la mejor opción.

Lo único que necesitas para caminar.