¿Qué debemos hacer para evitar los dolorosos calambres musculares?

Si eres deportista, seguramente los has sufrido alguna vez; no obstante se pueden prevenir y tratar de forma sencilla.

Pensando en ello, a continuación compartimos contigo algunos consejos esenciales para evitar los calambres musculares:

Factores nutricionales: la deficiencia de hidratos de carbono a lo largo del ejercicio hace precisa la oxidación de proteínas, liberando de este modo las substancias tóxicas. Entonces, en ejercicio prolongado, debemos administrar la cantidad conveniente de hidratos de carbono, reduciendo de este modo los peligros de emplear masa muscular como fuente de energía.

Antes del ejercicio: haga una reserva de este nutriente: seis-diez g de hidratos de carbono / kg de peso anatómico el día precedente al ejercicio.

A lo largo del ejercicio: treinta-sesenta g de hidratos de carbono / hora.

Fuentes:

  • 1 gel = 28g

  • 1 vaso de bebida esportiva: 14g

  • 1 barra de cereal: 18g

  • 1 cuchara de frutos secos 11g

  • 1 galleta salobre 5g

  • 1 plátano 17g

  • Pan francés 27g

– Hidratación: asimismo debe efectuarse ya antes, a lo largo de y tras la actividad. Las bebidas isotónicas y el jugo asisten, pues aparte de restituir el líquido fomentan la reposición de los niveles de sodio y potasio. Lo idóneo es que la temperatura esté fría y que la reposición sea lenta para no ocasionar molestias.

– Reposición de sodio y potasio: el odio se agota más de manera fácil que el potasio, en tanto que este último tiende a acumularse más en los músculos. Se señalan bocadillos salobres o bien comestibles con más sal; las bebidas esportivas asimismo contribuyen, en tanto que poseen más o menos noventa mg de sodio en doscientos ml = 1 rebanada de pan.

El entrenamiento también cuenta

Factores de entrenamiento: El entrenamiento, toda vez que se haga adecuadamente, puede asistir a reducir la aparición de calambres en los ejercicios más extenuantes y prolongados, en tanto que robustece la musculatura, preparando las fibras musculares para el estímulo que van a recibir.

El calentamiento y el estiramiento, así mismo, son esenciales antes de iniciar el ejercicio, puesto que prepara el cuerpo para la sobrecarga que se aproxima, eludiendo las lesiones y los calambres. El desarrollo de todas y cada una de las modalidades que se practicarán asimismo es esencial, puesto que trabajamos músculos diferentes en todos y cada una de ellas y es preciso que todos estén condicionados.