¡¡Aloha TEAM!!

Mi entrevistada de hoy es Amparo @zorranbrokn 

1.Describe como es un día de tu vida saludable y activa

Buf… La primera pregunta y en la frente. No soy un prototipo de tipa con estilo de vida saludable, la verdad. Como todos, me levanto estresada y ya empiezo a currar con una taquicardia, pero intento ser lo más activa posible aunque me pase más de 8h sentada en una silla delante de un ordenador.
Madrugo –me levanto rollo 7h00 o 7h30, aunque me gusta demasiado dormir y hago siempre la de “5 minutitos más” y me duermo como media hora y ya pues la lío-, me preparo mi café, me cambio y hago mi sesión de stretching –Romwod, principalmente y si hace falta un poco de rulo o pelota de lacrosse-. Desayuno bastante fuerte y suelen ser gachas de avena porque me llenan que no veas, aunque soy una gorda atrapada en un cuerpo de Crossfitter y, claro, al rato ya tengo hambre. Almuerzo mientras trabajo –como ahora mismo- o incluso me olvido de almorzar si tengo mucho curro. Me voy a entrenar rollo las 12h30-13h. Me encanta entrenar a medio día, creo que es la mejor hora del mundo. Luego vuelvo a casa, como bastante tarde y vuelvo a currar hasta las 20h30 o las 21 dependiendo de la cantidad de trabajo que tenga.
Tengo una vida monótona y bastante pautada, como la del resto. Al final… Soy una chica más que practica Crossfit con sus mierdas, su día a día, su familia, amigos y deporte. No soy para nada una mujer que sea un ejemplo a seguir, al menos en cuanto al fit life style, creo.

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

2.¿Qué te inspira a cuidarte y hacer deporte?

Pues todo empezó porque acabando la carrera perdí mazo de peso. Los cambios son pésimos para mi y más para mi intestino, así que cuando entro en una etapa de crisis, ansiedad o estrés pueden ocurrirme dos cosas: o tengo tanta gula que me podría comer un elefante de un bocado o se me cierra el estómago y me olvido de comer. Y la segunda opción es lo que me pasó acabando la universidad. Si a eso le añadimos un “Hipertiroidismo por estrés” pues ya fue un cambio drástico porque me cuesta tan poco perder peso como ganarlo. Realmente no es Hipertiroidismo, sino que el TSH aumenta en exceso haciendo que la hormona tiroidea trabaje más en períodos de estrés bastante agudos. Por eso, mucha gente aunque come como si no hubiese mañana, tiende a perder peso.
Cuando empecé el tratamiento, el endocrino me dijo que hacer deporte me vendría bien y le hice caso. Empecé en el gimnasio y acabé haciendo Crossfit un año y medio después. Y aquí sigo, 3 años más tarde. Supongo que lo que me “inspira” a hacer deporte es simplemente el hábito. He de admitir que soy una persona que lleva mal lo del sufrir, así que entrenar al principio se me hacía un mundo y aún sigue estando esa vocecita en mi cabeza… Es lo que hay. Así que si hago deporte no es porque el deporte me llame, sino porque se ha convertido en parte de mi. Como mis compañeros del Box.
Y lo que me hace cuidarme… Esa pregunta es un poco trampa, pero básicamente es el simple hecho de hacer deporte. Es decir: sé que si como más y mejor tiraré más peso. Pues como más y mejor. Sé que si cambio mi dieta y le hago caso a mi nutricionista, pues bajaré de peso y mejoraré en gimnásticos. Así que le hago caso. Realmente no me cuido porque quiera o esté súper concienciada, me cuido porque es lo que tengo que hacer si quiero poder hacer algún día un Dos Tiempos con buena técnica y bien de peso. Sin más. Algo que creo que le pasa al 80% de los que se cuidan y hacen deporte.

3.¿Qué es lo que no falta en tu carro de la compra?

ODIO CON TODA MI ALMA HACER LA MALDITA COMPRA. No puedo y no sé hacer la compra. La mayoría de las veces compro mil cosas más que innecesarias que sé que no me voy ni a comer. Pero supongo que lo que no falta nunca es fruta y verdura. Sobre todo verdura y más ahora que mi nutricionista me la ha puesto al fallo para quitarme la ansiedad.

4.¿Qué alimentos no te gustan?

No soy demasiado exquisita con la comida. Me gusta casi cualquier cosa, pero sí que es verdad que hay cuatro cosas con las que no puedo lidiar y tampoco me apetece:
-La Col, en cualquiera de sus variedades. Comérmela estupendo pero… ¿cocinarla? No hay manera. Me muero del asco con el olor que hace. De verdad. No puedo lidiar con eso y si hay que hervirla, ¡hasta luego Maricarmen! Me pasa hasta con las bolsas estas de verdura de Mercadona en la que ya hay coliflor y las tienes que meter en el micro. Ni aún así.
-El pescado que sabe a pescado. Es absurdo, lo sé. Muy absurdo pero es que mi madre, de pequeña, me daba tanto emperador y se me hacía TAN bola que ahora no puedo. No puedo, de verdad. Y me da rabia porque el salmón, el atún y todo si está ahumado o con salsa que haga que no sepa a pescado azul me lo como sin problema. Ahora bien, si lo tengo que cocinar yo o comérmelo a palo seco, ¡imposible! Es notar el sabor y volver a tener cinco años y a hacer bolitas con el pescado. Así que, como más pescado blanco y marisco porque es imposible.
-La carne sin hacer. No puedo con eso. Es imposible que me coma un filete si sangra. Sé que está buenísimo, pero no puedo. Eso de ver cómo chorrea la sangre –aunque esté acuosilla…- eso para mi es arcada y mareo asegurado. La sangre me marea de por sí –y si veo mucha me voy al suelo fijo-, imagina cómo se me revuelve el estómago con algo que tengo que comerme. Eso sí, un tartar o tataki me lo como sin problemas porque hay más cosas que acompañan la carne y, visualmente, no es tan gore.
-La verdura en bote/lata. No puedo… Esa gente que se come la verdura esa que está ya en un bote cocida no es de fiar, te lo juro. Vale, no está lleno de cacas, pero me da una grimilla comerme eso… Y no sabe a nada, pero no puedo. Tonterías y cosas que te inculcan de pequeña. Prefiero tener que comprarme una bolsa de verduras frescas a un bote de esos. Si es de alcachofa… ¡PEOR!

5- ¿Dieta Paleo Sí o No?

Dieta paleo… No según como la concibe la gran mayoría. Al final, una dieta paleo –como debería ser, eh- es una dieta casi vegana con algún que otro toque de carnes blancas –lo que antes eran zarigüeyas y vete tú a saber- y ya, si eso, carne roja. Con el pescado pues lo mismo: más molusco porque es lo que es realmente fácil de cazar y menos pescado. Lo que pasa, es que aquí la gente hace la dieta paleo como le sale de las narices: comiendo carne roja casi todos los días, con mínimos de verdura porque “Es que no me gusta” y con mucho hidrato y blablá. Creo que al final, es un mito. Vives en una era moderna y tienes mil cosas a tu alcance, ¡aprovéchalas! No quiero decir que lo comas todo procesado pero es que… La carne de la carnicería del Carrefour y la de debajo de tu casa es casi la misma, a no ser que vivas en el típico pueblo donde hay cultura de matanza, que entonces ya es otro cantar. Pero básicamente, ahora todo lleva pesticidas, -oles, -xinas y diversas mierdas –por eso cada vez hay más gente con SII y Crohn, por ejemplo-. Que no digo yo que haya que comer pastas todos los días o cosas refinadas, pero vamos, que demonizar ahora a todos los cereales porque a un pirado le ha dado por ahí… pues me parece bastante absurdo.

6.¿Qué es lo que más te cuesta de llevar una vida saludable y activa?

Pues es una pregunta que no me había hecho nunca, la verdad. Y creo que no me ha hecho gracia hacérmela porque supongo que me cuesta todo o casi todo.
Cuadrarme los horarios
Tener más debilidades que fortalezas en el entrenamiento
Hacer el entrenamiento bien
No apretarme demasiado
Ser mujer con todo lo que conlleva
Ser La Zorra
Tener que correr
Sudar tampoco es que me encante. Odio tener que lavarme el pelo cada dos por tres
Sentirme mal cada vez que hago un entrenamiento y parece que no lo he dado todo
Sentirme mal si veo que no he mejorado como otros querrían que hubiese mejorado
No divertirme en la mayoría de los entrenamientos porque me aprieto y me exijo demasiado
Las exigencia física y mental que he asumido desde que hago deporte: o soy buena o soy buena. No hay ni término medio ni opción de fracaso.
La rabia y la impotencia de saber que tienes la regla y que OTRA vez vas a tener que ser una mierda y sentirte desplazada porque tu cuerpo no da para más.
Comer lo que me toca sin caer en la tentación de acabar comiendo algo que sé que no es saludable
Parece que, así, grosso modo no me gusta nada de llevar una vida en la que el deporte forma parte esencial. Pero no es así. Odio muchas de las cosas que me hace tener, ser y experimentar, pero hay una cosa que lo compensa todo y es saber que cada día he hecho algo bueno y nuevo por mi. Sin importar que haya sido a nivel físico, mental o social. Sé que, aunque lo malopese mucho, la balanza siempre está compensada simplemente por cómo me hace sentir el Crossfit conmigo misma. Hay días buenos, días reguleros y días malos o jodidamente malos, pero a pesar de eso, sé que cada día que pasa me hago más fuerte y me conozco un poco más.

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

7.¿Qué deportes practicas y con que frecuencia? 

Hago Crossfit e intento que sea 6 de 7 días a la semana, aunque muchos sábados me levanto bastante vaga y me dedico a limpiar, que eso también tiene que contar como entrenamiento, ¿no?

¿El Crossfit es lesivo de verdad?

Me gustaría decirte que no pero el Crossfit es un deporte y, como todo deporte, conlleva riesgos. ¿Es el Fútbol lesivo? Pues en apariencia no pero… ¿cuántos futbolistas han pasado por quirófano siendo jugadores? Pues con el Crossfit es lo mismo. Un deporte es un deporte y, al fin y al cabo, en un día malo te puede pasar cualquier cosa. Pero también te puede pasar caminando por la calle y mirando el móvil, pero nadie dice que usar los móviles sea peligroso, ¿no?
Está claro que cuando ves a la gente levantando pesos altos pues te llama la atención pero los Halterófilos lo han hecho desde ni sé cuándo y siguen vivos. Como todos los deportistas han tenido lesiones, pero como un gimnasta las ha podido tener. No creo que sea para tanto. Lo que pasa es que impacta y, muchas veces, asusta por lo que la gente acaba hablando y diciendo cosas que no conoce porque el amigo de un amigo, de un amigo, de un amigo suyo se lo ha dicho.
Luego, por supuesto, está el tema de entrenar con cabeza. ¿El gimnasio es lesivo? Pues en “teoría” no, pero he visto innumerables vídeos de FAILS jodidos –a nivel extremo- de gente haciendo el subnormal en la máquina de sentadillas asistidas o en la prensa y han acabado jodidos. En todo deporte tienes que entrenar con cabeza y más si trabajas con peso. Y no es porque el trabajo de fuerza sea peligroso en sí, sino que el peligro eres tú mismo. Te puedes venir arriba un día y que no te pase nada y, al siguiente, hacer exactamente lo mismo y soltarte de la barra vete a saber por qué. En el deporte todo es impredecible y el Crossfit es un deporte así que… Puede pasar cualquier cosa. Por supuesto, si vas a hacer el animal, sin que te importe en absoluto la técnica y solo vas a mover kilos pues seguramente acabes lesionado de la rodilla, de ciática o del hombro –son las mas comunes pero en el Crossfit y en el Fitness, OJO-. Pero si vas con cabeza, aprendes y te dejas enseñar –que no todo el mundo sabe porque la mayoría de la sociedad va de sobrada-, pues seguramente te pase como a mi que después de tres años haciendo Crossfit aún no me ha pasado nada por entrenar pero, sin embargo, sí que me torcí un tobillo por andar por la calle mirando el móvil.

8.¿Realizas entrenamiento de fuerza?¿cómo lo distribuyes durante la semana?

TODOS los días tengo una parte de fuerza en mi entrenamiento. Eso de que el entrenamiento de fuerza te pone grande es un mito, en cierto modo, claro. No vas a ser la típica esquelética, obvio, pero no te vas a poner como un tío. He ahí donde está la confusión.
En mis entrenamientos de fuerza hago de todo: parte superior, inferior y core. Sin distinción. La fuerza es la BASE de todo entrenamiento. Ahí es donde nos han engañado a todos –sobre todo a nosotras-. Nos han contado la historia –desde que el deporte es deporte- que las mujeres, si entrenan su potencia y su fuerza se van a poner gigantes y que ya no van a ser sexys. Por eso, desde tiempo inmemoriables, TODAS las mujeres han trabajado más su capacidad aeróbica que su capacidad muscular. Y claro, luego llegan los problemas óseos o musculares en la mayoría de etapas femeninas, como el embarazo, la crianza, la menopausia…
La fuerza no es mala, solo hay que saber cómo trabajarla pero el trabajo de fuerza debería ser obligatorio para TODAS las mujeres ya que, de esta forma, no solo te estás fortaleciendo de forma física, sino mental. ¿Cuántas veces has dicho “Ya no puedo más”? Yo miles, en cada entrenamiento. Y hacerlo, conseguirlo y demostrarme a mi misma me ha enseñado a que el “Ya no puedo más” es solo perrería y pereza de nuestra mente. A lo mejor no puedes más, es cierto, pero, por lo general, ese “No puedo más” suele ser una excusa para dejar a medias lo que hemos empezado porque, sea por lo que sea, nos asquea.
¿Cómo planificas tus entrenamiento?
Pues la verdad es que no me lo planifico yo, como tampoco la dieta. No soy experta ni en deporte ni en nutrición y, aunque tengo algunas nociones, no soy de esas que va de que sabe de todo… Así que me limito a dejar que sean los profesionales los que me organicen en ese sentido.
Sí que diré que desde hace unos meses -10 semanas concretamente- empecé con el plan de “RX” de mi Box. Un entrenamiento un poco más fuerte, más largo y que está un pelín más pensado para los que se “valen por sí mismos”. No me refiero a que vayamos sobrados, pero sí que tenemos una noción de cómo es el Crossfit y al menos no nos vamos a poner a hacer el cabra. ¿Qué implica esto? Pues que tengo mucho más trabajo de fuerza, con cargas más concienzudas y menos trabajo anaeróbico. Sin más.
He de decir que me flipa porque estoy metiendo mucha más Halterofilia y me encanta, aunque también he de admitir que no me gusta porque, luego, en los Gimnásticos, por la ganancia de peso, pues voy más jodida. Es lo que tiene el entrenamiento de fuerza, aunque también estamos en ese grupo porque sabemos a lo que vamos.

9. ¿Cúal es tu biotipo? ¿Algún consejo entreno / alimentación para la gente que tenga el mismo que tu?

No tengo ni idea de cuál es mi biotipo y la verdad es que no lo quiero saber. No me va a servir para nada en absoluto. Estoy bastante cansada de entrenar por un físico en concreto que me haga más atractiva y deseable. Paso de esa mierda. Y sí, la llamo mierda porque es así. Porque no entiendo como un “deporte” se puede considerar deporte –hablo del Bikini Fitness, sí-, done el principal requisito es tener el pecho operado y una cintura de avispa para ser atractiva.
Me he cansado de eso y ahora simplemente apuesto por el rendimiento. Mi alimentación y mi entrenamientos están pensados para poder hacerme fuerte y que si tengo que cargar el día de mañana con seis bolsas de la compra y un pack de agua, poder hacerlo sin romperme una vértebra. El biotipo da igual. La idea es entrenar y comer para rendir lo suficientemente bien como para que cada vez que salga del Box, pueda salir con una sonrisa y pensando, “Hoy me siento jodidamente bien porque me he superado”. El resto me da mucho igual.
¿Qué se siente al ser una chica que hace deportes de fuerza?
A ver… Creo que las cosas están cambiando y mucho, aunque mucho más lento de lo que a mi me gustaría, claro. Aún así, creo que la concepción del entrenamiento de fuerza empieza a cambiar y aunque odie admitirlo, es gracias a las influencers Fitness. No es que no me gusten porque hacen fitness, sino porque creo que muestran un físico bastante irreal y para mi gusto demasiado demasiado misógino para los tiempos que correr. Aún así, creo que aunque es una imagen irreal que creo que no se debería difundir tanto, estas chicas están haciendo que, al menos, cada vez hayan más mujeres interesadas en hacer pesas. ¿Que esto está lejos de ser un deporte de fuerza? Pues sí, pero por algo se empieza, ¿no? De hecho hasta yo empecé por ahí.
De todas formas, creo que cuando haces un deporte que implica mucha fuerza, mucho anaeróbico y mucha resistencia… cambias. Cambias todo lo que hay dentro de ti y fuera y creo que empiezas a descubrir al género femenino de una forma casi insospechada. Aprendes de lo que es capaz de hacer una mujer –que eso no te lo cuentan ni en la Woman’s Health- y te das cuenta de toda la mierda que nos enseñan a hacer desde bien pequeñas. Supongo que eso es lo más importante, sobre todo a nivel mental. Por que cuando haces un deporte como la Gimnasia, el Voley, la Halterofilia o así donde se tenga que poner fuerte tu cuerpo, es bastante obvio que no vas a estar como una fitness, pero tampoco veo qué hay de malo en ello. De hecho, supongo que como toda mujer, yo también pasé por un periódo así en el que contaba cada gramo de comida y pensaba todo el rato que estar fuerte era feo. Pero a día de hoy, me siento orgullosa de mi cuerpo, de que me rocen los muslos, de no caber en una 34, pero sobre todo de poder comer lo que quiero –siempre con cabeza y de forma saludable- y de rendir mucho en cada entrenamiento. Me considero una gordifuerte y aunque no tenga abdominales súper rajados, unos cuádriceps súper definidos o el culo más terso y tieso de la historia, ¡me encanta estar como y dónde estoy! ¿Me gustaría tener otra forma física? Pues sí, claro, porque en eso consiste la vida: en marcarte objetivos que te hagan ser cada día un poquito mejor. Pero también sé que todo es cuestión de tiempo, de paciencia y de conocimiento sobre uno mismo y lo que hay. Ahora, si me preguntas qué echo de menos de mi físico de antes te digo que nada, de hecho, no echo de menos ni el tema de llevar sujetadores con relleno solo por aparentar que tengo pecho. NO lo tengo y aceptar eso es el primer paso para quererse y dejar de creerse muchas de las milongas que nos cuentan.

10.¿Utilizas suplementos? ¿Cuáles recomiendas? ¿Cómo los tomas?
No. Evito suplementarme a no ser que sea estrictamente necesario. Sí que es verdad que todos los días que entreno tomo creatina al menos media hora antes de empezar a entrenar y me va muy bien. También es verdad que yo hago mucho trabajo de fuerza y pesado, por lo que necesito echarle una mano al músculo. Y los batidos de Proteína es de Beef y SOLO los uso cuando son estrictamente necesarios como por ejemplo si tengo que ir a entrenar a primera hora y me he dormido –que suele ser siempre- me tomo un batido de camino al Box. Entrenar con el estómago vacío no es lo mío y sigo sin entender cómo hay gente que puede hacer Crossfit en ayunas sin acabar tirado en el suelo chupando un azucarillo.
Antes sí que tomaba más cosas como aminoácidos y esas cosas. Pero me di cuenta de que me inflamaba un montón y acabé por quitármelo porque no era necesario. Creo que con una buena alimentación –que yo prometo que llevo porque tengo a Miguel, mi nutri, que me controla, sino imposible- puedes conseguir todos los nutrientes necesarios para poder apretarte en el entrenamiento y rendir al máximo.

11.¿Qué prefieres cocinar: dulce o salado?

ODIO cocinar pero si tengo que elegir, elijo dulce porque soy la persona más golosa del planeta tierra. Después de mi padre, eso sí.

12.¿Cómo te motivas cuando no tienes ganas de mover el culo del sofá?

Escribo en el grupo de mis compañeros. Entonces empieza a caerme mierda a más no poder, me llaman de todo y… me pican. Así de sencillo. Creo que tener un grupo es ESENCIAL para mover el culo. Al final, ya no se trata tanto del deporte, sino de las personas que hay en él. Es decir. Yo los días que sé que no van a estar mis compañeros por H o por B y me toca hacer el entrenamiento sola, no me motiva nada ir. Porque sé que me voy a aburrir, aunque también sé que entreno mejor sola… Pero no es lo mismo. Así que, entre que el deporte ya se ha convertido en un hábito para mi y que, como buena ser humano, soy un mamífero de costumbre y, al final, si no voy a entrenar es como si me faltase algo. Me siento algo así como un despojo social, como que no he sido productiva.

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

Entrevista a Amparo @zorranbrokn crossfit

13.¿Haces comidas trampa malsana o sana?  

Pues antes muchas más. de hecho era de esas que se hinchaba a donuts y cosas de esas. Pero es algo que desde hace dos años hasta ahora ya no hago, aunque tengo mis bajones, como todos.
No lo hago por dos razones:
Sufro de SII (Síndrome del Intestino Irritable) y por lo tanto soy intolerante a bastantes cosas. Mis comidas trampa están bastante limitadas. Si me paso de los macros es con cosas que sé que al día siguiente no me van a hacerme acabar en Urgencias por cólicos y espasmos intestinales. Así que es bastante complicado hacer las Cheat Meals convencionales que hacen muchos. Tengo mis bajones, como ya he dicho pero vamos, que mis Cheat Meal suelen ser más bebida trampa que comida.
Soy mucho más de dulce que de salado, por lo que si tengo que hacer una “trampa” en mi alimentación siempre tiendo a comer algo dulce. ¿Problema? La mayoría de cosas dulces tienen trigo y caseína, cosas a las que principalmente, soy intolerante, tanto que a veces parece que estoy embarazada. Así que si me tengo que dar algún capricho, suele ser con plátano seco o palomitas dulces. Aunque no me gusta cualquiera. Tienen que ser –ambas cosas- de Carrefour. Sino no lo disfruto igual
Aparte, creo que Miguel –mi nutricionista- me ha educado muy bien en ese aspecto. Es decir, él siempre me ha dicho que no me hace una dieta, sino que me pasa una alimentación ajustada a mi nivel de vida pero con la idea de que YO decida qué comer en cada comida –aunque sea él el que controle el tema de pesos, combinaciones y demás- y, sobre todo, que aprenda a comer de forma sana y que, al final, cree un hábito. Siempre me ha dicho que NO estoy obligada a seguir la dieta porque, al fin y al cabo, no quiere que eso sea un factor de estrés más en mi vida, pero que si quiero rendir ahí la tengo cuadrada para mis macros. Así que supongo que, desde que estoy con él, he aprendido a salir a comer sin tener que hacer una cheatmeal o tener que esperarme a un día en concreto para meterme entre pecho y espalda 5000 calorías porque es mi Cheat Meal y todo vale. Ahora soy un poco más consciente –sobre todo desde que salí del anonimato donde tengo bastantes reuniones sociales- que por salir a cenar un día cualquiera y no comer lo que pone en mi tabla, ¡no pasa nada! Eso sí, he aprendido a no dejarme hipnotizar y a elegir lo más sano dentro de todas las opciones. Así que, si salgo un par de días a la semana, tampoco me mortifico porque no tengo ni la necesidad, ni la ansiedad ni el dilema de “¿Qué como en la comida trampa?” como para comerme 7 hamburguesas, 3 paquetes de patatas fritas y 2 helados –poooor ejemplo-.

14.¿Qué plato saludables / fitness es tu especialidad? ¿podrías compartir la receta?

Pues entre que soy negada para cocinar y que odio cocinar, la verdad es que no soy nada de inventiva ni de cocinillas. Yo hago lo que me dicen de hacer, sobre todo si es salado. Soy bastante básica: como porque tengo que comer, no porque le encuentre placer a cocinar. Pero sí que es cierto que si hay un plato que me encanta hacer es el pollo al horno con verduras. Será porque es fácil, sale rico y no tengo que andar controlándolo porque ya lo hace el horno todo.
No hay mucho misterio en la receta:

Contramuslos de pollo o cuartos traseros.
Verduras al gusto
Boniato
Sal
Pimienta
Ajo en polvo
Pimentón de Vera picante (lo amo)
Aceite de Oliva VE.

Preparación:

Ponemos una hoja de papel vegetal/ de horno en la cosa metálica.
Precalentamos el horno durante 5’ a 200º y mientras preparamos el pollo
Lavamos el cacho de pollo. Soy un poco maniática con la piel del pollo y lavo siempre el trozo de carno.
Colocamos los trozos de pollo en la bandeja
Cortamos y pelamos la verdura. Yo no suelo hacerlo, esto ya va a gustos
Cortamos el boniato
Ponemos las verduras y el boniato en la bandeja.
Echamos pimienta a todo –carne y verduras-, echamos ajo en polvo a todo –más a las verduras y al boniato-, echamos sal –aunque yo uso Herbamare que es sal de hierbas- y pimentón de Vera a las verduras y al boniato.
Echamos un chorrito de aceite a todo.
Al horno durante 40’ a 200º.
Listo para comer, servir y disfrutar.

Amparo ha sido un placer entrevistarte ¡¡mil gracias por tu tiempo!! Un besazo enorme  😉