¡¡Aloha TEAM!!

Hoy comparto una receta brutal, Cheesecake fitness de fresa con sirope de níspero creación de Toni Vilchez.

Cheesecake fitness de fresa con sirope de níspero

Cheesecake fitness de fresa con sirope de níspero

Para preparar esta receta necesitamos:

Para la base: 30 gramos (dos cucharadas soperas) de harina de avena, un huevo, 5 gramos de cacao desgrasado en polvo (una cuchadita de café).
Para el relleno: 200 gramos de crema de queso light.
Para el topping: 4 fresas, 2 nísperos para el sirope y canela Ceylán.

Preparación:

Primero prepararemos la base mezclando la harina de avena, el huevo y el cacao desgrasado en polvo. Se puede usar una batidora o simplemente un shaker.

Echamos la mezcla en una sartén antiadherente como si fuésemos a hacer una tortita, a fuego medio. Opcionalmente podemos echar unas gotas de aceite de coco para que no se nos pegue, aunque si la sartén tiene un buen antiadherente no hará falta.

Una vez hecha la base le damos forma usando el molde que vayamos a usar y la dejamos dentro del mismo molde para ir añadiendo la crema de queso, podemos usar cualquier forma de molde para emplatar, el tamaño dependerá de lo grande que queramos la cheesecake.

Echamos en el molde con una cuchara la crema de queso presionando para que quede bien compacta y no se desmonte al emplatar. No llenaremos el molde de queso, dejaremos un dedo para añadir la fruta troceada encima.

Troceamos las fresas en trocitos muy pequeños y los colocamos encima del queso que tendremos dentro del molde junto a la base. Quitamos el molde.

Preparamos el sirope de níspero pelándolos, deshuesándolos y quitándoles la capa que separa los huesos de su “carne”. Los batimos y lo echamos en la cheesecake.

Echamos canela Ceylán por encima al gusto y ya tenemos lista esta maravillosa cheesecake.

Esta receta se pude realizar también con queso fresco batido y láminas de gelatina neutra. En ese caso pondríamos a calentar el queso batido y sin que llegue a hervir se le echan las láminas de gelatina previamente hidratadas. Una vez puesto el queso batido en el molde se debe dejar enfriar para que coja consistencia.
No es necesario endulzar, la fruta ya le aporta el dulzor perfecto.

Se puede usar cualquier fruta de temporada, tanto para el topping como para el sirope, con un poco de imaginación se pueden conseguir unas combinaciones riquísimas.